JOSE LUIS GÓMEZ RIBELLES RECOGE EL PREMIO A LAS MEJORES IDEAS 2016 DEL DIARIO MÉDICO

José Luis Gómez Ribelles ha recogido el premio a “LAS MEJORES IDEAS 2016” otorgado por DIARIO MÉDICO a las mejores ideas del año en el ámbito de la salud el pasado 28 de noviembre de 2016 en la rama de Investigación y Farmacología en nombre del Centro de Biomateriales e Ingeniería Tisular de la Universitat Politècnica de València gracias al Diseño de  un implante para la regeneración del cartílago articular.

 

premio-mejores-ideas

Este estudio ha sido realizado por investigadores de la Universitat Politècnica de València, el Centro de Investigación Biomédica en Red de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN) -dependiente del Instituto de Salud Carlos III- la Universitat de València y el Hospital del Mar de Barcelona Su trabajo ha sido publicado en The International Journal of Artificial Organs.

En su estudio, los investigadores evaluaron la respuesta del implante a los 4’5 meses y según los resultados obtenidos, la regeneración, si no completa, sí que presenta una “tendencia positiva”.

La principal novedad del implante ensayado por los investigadores es el diseño de una esponja biodegradable junto con un sistema de anclaje al hueso subcondral que fija el implante en el lugar de la lesión.

El cartílago articular es la cubierta que desarrolla el hueso en la zona vecina a otro, y sirve de protección para evitar que ambos huesos se rocen al moverse entre sí. Esta cubierta puede alterarse por causas mecánicas, es decir, por golpes, giros bruscos o sobrecargas continuas en casos de deportistas, o por envejecimiento, evolucionando a una artrosis.

Según explica José Luis Gómez Ribelles, director del Centro de Biomateriales e Ingeniería Tisular de la UPV e investigador del CIBER-BBN, cuando se produce una lesión en el cartílago, una de las terapias que se aplican en clínica actualmente para su regeneración consiste en producir microperforaciones en el hueso subcondral, lo que se denomina microfactura.

“Esto provoca que mane sangre y esta coagula; se produce regeneración pero no es adecuada porque las células madre que llegan al lugar de la lesión no encuentran el entorno biomecánico adecuado. Para paliar este defecto, en este estudio proponemos el uso de una esponja porosa biodegradable que se implanta en el lugar de la lesión, anclada al hueso subcondral con el tornillo que hemos diseñado. Sus poros se llenan de sangre, reciben las células mesenquimales y crean nuevo tejido con características mucho más similares al tejido natural que con la microfractura sola-”, apunta Gómez Ribelles.

cbit-300x199

Entre las ventajas que han observado los investigadores en las pruebas realizadas con modelo animal destaca fundamentalmente que el anclaje entre la matriz y el hueso subcondral se produce generando un daño al hueso mucho menor que con otros implantes. Los resultados de este implante experimental han mejorado  los obtenidos por los autores en clínica humana con otro tipo de matriz y anclaje (Gelber et al.2015).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *